Liberarse de la culpa

Hace unos días un amigo llegó a mí hundido. Me contó que desde hace meses se sentía amargado todas las horas de su vida, que no dormía, que no podía disfrutar de su familia, que ni siquiera tenía ganas de sonreír por culpa de su trabajo, consistente en jornadas de 14 horas de dura labor en la finca familiar, desarrollando tareas que siempre había despreciado y a las que había retornado después de quedarse en paro en la empresa donde trabajaba como informático licenciado.

Otra amiga mía perdió a su hermano en un accidente de tráfico y durante varios años se sintió culpable pese a no ir en el coche: “Se dirigía, -me contaba-, a las fiestas de un pueblo para ver a una chica que le gustaba y que conoció a través de mí. Si yo no se la hubiera presentado seguramente no habría decidido ir allí y seguiría vivo”.

Yo mismo, durante muchos años, me sentí culpable por vivir a 1000 kilómetros de distancia de mis padres y no poder atenderles en el día a día cuando lo necesitaron, en los últimos meses de sus vidas.

La culpa se incrusta en el alma y a veces nos deja tocados para el resto de nuestras existencias. Lo peor de todo es que ni siquiera somos conscientes de que revivirla continuamente es lo que nos lleva directamente a la infelicidad.

Confundimos a menudo la culpa con la responsabilidad: mi amiga no es culpable de haber provocado el accidente de su hermano, eso es obvio, únicamente es responsable de haberle presentado a una chica; tampoco yo soy culpable de vivir a 1000 kilómetros de mi familia, sólo soy responsable de haber tomado la decisión de hacerlo.

Aunque parezca un matiz, la culpa siempre conlleva un castigo y no hay nadie más exigente con uno que él mismo. Pese a que nos parezca que los demás son injustos con nosotros y a veces nos insulten o nos menosprecien, es muy inferior ese dolor al que somos capaces de auto infringirnos cuando consideramos que no hemos estado a la altura. Así que tras la culpa siempre llega el castigo.

Eso significa que alguien que se sienta culpable se auto flagelará inmediatamente después; he hecho, es lo único que nos provocará: ganas de auto castigarnos.

Cuando nos sentimos culpables por no seguir la dieta, por no guardar el secreto de un amigo o por no podernos desprender de algún vicio secreto, nadie acabará enterándose de lo que hemos hecho excepto nosotros mismos, que como somos los más duros jueces, nos esforzaremos lo necesario para hacernos sentir mal por nuestra acción, aunque sólo sea en silencio.

¿Y de qué sirve el que yo sufra toda la mañana por haberme comido un chocolate, pese a llevar un mes a dieta? ¿O que deje de mirar a los ojos de un amigo porque a sus espaldas me he citado con su novia? No podemos cambiar lo que ha sucedido pero si comprendemos que esa consecuencia es producto de una decisión que hemos tomado, lo único que nos queda por hacer es mirar de aquí en adelante para seguir eligiendo: ¿Queremos seguir citándonos con la novia de nuestro amigo? ¿Queremos seguir comiendo chocolate? La culpa es inútil, pero la responsabilidad nos permite tomar conciencia de que nosotros elegimos y por tanto en cualquier momento podemos dar un giro a nuestra vida y cambiar las elecciones que hasta ahora hemos tomado.

La responsabilidad nos puede liberar de la culpa. Todo lo que hacemos durante el día son elecciones personales que pueden acarrear consecuencias que algunos calificarían como negativas y otros como positivas; pero es igual, son alternativas. Por eso cuando cogemos las riendas y nos damos cuenta de que somos responsables de ellas, deberíamos también comprender que no hay buenas ni malas decisiones, sólo hay decisiones a secas.

Liberarnos de la culpa nos lleva a ser más felices, a estar más satisfechos de nosotros mismos y a mirar la vida frente a frente, con mayor libertad.

Seguramente, mucha gente pensará eso de: “¡Qué fácil es decirlo y qué difícil hacerlo!”; tal vez no sea tan sencillo pero para conseguirlo hay que iniciar el movimiento, proponérselo y estar dispuesto a superarlo. No vale rendirse sólo al ver los obstáculos en el horizonte. Es necesario afrontarlos y saltarlos, hay que mirar a la culpa a los ojos y estar dispuesto a desprenderte de ella de aquí en adelante, sin volver la vista atrás. Eso, sin duda, nos llevará a ser más felices. Únicamente depende de nosotros.

2 thoughts on “Liberarse de la culpa

  1. Todo lo que hacemos tenia que ser tal cual lo hacemos, darnos cuenta es lo importante y lo que mos lleve a sentirnos en paz y la proxima vez haremos lo que tengamos que hacer otra vez con las mismas o quizas otras connotaciones. Gracias amigo, en estos momentos era lo que tenia que leer, la culpa me estaba cosquilleando demasiado fuerte. Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *